23.9.04

una mano humana para nuestros primos


Camerún es un hermoso país africano. Junto a su vecino Ivory Coast, fueron ejemplo de estabilidad hasta hace dos años, cuando en ambos estallaron sangrientas guerras civiles, donde varios grupos luchan inhumanamente por el poder. O por algo de poder.
La situación en Ivory Coast es terrible, Camerún esta todavía relativamente “en calma”.

En Yaoundé, la capital, aún quedan algunos extranjeros, algunas compañías extranjeras, unos pocos periodistas. Cada mes que pasa son menos.
“La guerra se acerca”, dicen.

Entre ellos, hay 12 israelíes, varios de los cuales estan allí desde hace años, en lucha directa contra los cazadores de simios y de elefantes de la zona. Protegiendo a chimpancés y gorilas de los cazadores y a los elefantes de los traficantes de marfil.

Avi y Tlilá Siván - una pareja de israelíes - establecieron en 2003 la LAGA, una sociedad que actúa en terreno para la protección de los primates (LAGA, por Last Great Apes). Pronto, la pequeña organización nacida en Tel Aviv amplió acción a la protección de elefantes también. “No teníamos ni oficina, ni teléfono – recuerda Tlilá – ni pensábamos siquiera en una computadora”.

Hoy, LAGA, cuenta con un tercer miembro fulltime, el israelí Ofir Drori (en la foto superior y que ya vive seis años en Camerún), se les ha unido un voluntario de Singapur y la novia de Ofir, Galít Zambgwill.
También están recibiendo ayuda de varios jóvenes camerunenses y de algunas autoridades que se han integrado, motivados por el entusiasmo de los fundadores. Viven en la zona más cerrada de la selva, cerca de la frontera con Ivory Coast, zona donde se concentran los simios.

En su corta vida protectora, la LAGA ya cuenta con éxitos – hasta la fecha 23 cazadores ilegales de monos han sido capturados y entregados a juicio en Yaoundé. Han logrado salvar tres gorilas y dos chimpancés de las manos mismas de los traficantes de carne. Hace pocas semanas, otro grupo de traficantes fueron capturados en Duala con 116 kilos de marfil, extraído de 30 elefantes muertos ilegalmente por los bandoleros.
Para los simios huérfanos se ha construído un albergue en medio de la selva, cerca de la ciudad de Limbé. Cuenta hoy con 30 chimpancés, 11 pequeños gorilas, 7 babuncitos y otros huérfanos peludos.

Cerca, han levantado un pequeño cementerio para los simios fallecidos. Shemesh (Sol, en hebreo) fue la primera – una chimpanza hallada en la selva, que no pudieron salvar en su mala condición.

El verano recién pasado, han recibido un primer grupo de voluntarios - jóvenes venidos de Inglaterra. LAGA está comenzando ha recibir donaciones desde empresas europeas e israelíes y está optando a ser reconocida por organizaciones mundiales de defensa de la Naturaleza. “La situación es trágica – dice Avi Siván – a este ritmo de matanzas, gorilas y chimpanzas, habrán desaparecido en 15 años”.

Y la guerra se acerca…

4 comentarios:

Srta. Lee dijo...

Es cierto...la guerra se acerca, y a pasos agigantados. Pero aún entre aquel clima tan deprimente es esperanzador refugiarse en el accionar de grupos de ayuda como éste. Espero que se adhieran muchos más voluntarios a tan noble y necesaria causa.

frank dijo...

Gracias por tu visita Srta. Lee, tienes razón - la guerra ha sido una compañera inseparable del ser humano en su camino. Alguien hizo la cuenta de que no existe uno solo día en toda la Historia de la Humanidad sin alguna guerra en alguna parte.
Justamente, la gente que se ha visto obligada a pasar una guerra tras otra, es la que más aprecia la vida - no sólo humana, si no de cada ser en este planeta.
Nos vemos!

El Señor Templario dijo...

saludos señor bodeguero:

horrible ha sido desde siempre ese afan abusivo de muchos humanos hacia los animales, sobre todo en africa donde ese jardin de hermosos animales a ido siendo masacrado unicamente con el fin de tener mas y mas dinero.
ojala que exista mas gente que guarde y cuide nuestros indefensos hermanos.

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it film editing schools