17.3.08

intermedio


un sol de mañana se acicala en los fulgores del alma
esas horas - entre el amanecer y el despertar de la ciudad
se abren habitadas por un silencio de bosques
por unas frases del libro en la mesa de centro,
"como el Extraordinario Maurice dijo, era sólo una historia sobre gente y ratas.
Y la parte difícil de ella, era decidir quiénes gente eran, y quiénes eran ratas"

afuera el mundo de las verdades
aquí el mundo de los amores

discutimos
qué música escucharía Drácula en sus noches

el segundo café
tostadas, mantequilla, queso
y el sol avanza hasta la cocina

gana Bach


Blogalaxia Tags:

6 comentarios:

Rey muerto dijo...

Hace muy poco regalé un ejemplar de Drácula. Siempre me pareció de lo más inquietante que he leído junto a "Otra vuelta de tuerca" y relatos cortos de otros autores, famosos y desconocidos -no por ello menos talentosos-.

Deliciosas todas esas historias, entran suaves y frescas como un jerez antes de almorzar.

Admiro esa capacidad tuya de alterar sutilmente y, al acabar la lectura, descubrirme en un casi-imperceptible-estado-de-alerta...

frank h. dijo...

mmm, son tus comentarios, Bai, los que se asemejan a un jerez.

muchas veces son estas palabras que escribes aquí las que hacen de musa para mi próximo texto.

mantenga el pozo, amiga mía,

un abrazo y mis mejores deseos!

Rey muerto dijo...

Gracias... tú también.

Nadia dijo...

tanto el amanecer como el atardecer tienen su encanto (hola, Frank); el alba me trae sin embargo más silencio...

Isabel Romana dijo...

Siempre me sorprendes. Quiero estar adentro, en ese mundo sólo para el amor. Feliz fin de semana.

frank h. dijo...

gracias nadia, gracias isabel - el pozo de este blog se nutre de sus comentarios

abrazos!