23.5.08

charada del Dufy invertido

arriba, una blancura de nube tropical.
me abraza su cabello selva oscura - respiro, respira, jadeo, jadea.
ojos de leopardo que mueve la cola sobre las hojas. dos seres de luz que aguardan el breve movimiento de la víctima.

más arriba, el ventilador del techo gira lentamente en su labor de encomienda. ya no me salva nada. no hay cómo escaparle al hechizo de este mundo mínimo. una gota de su saliva transparente se desprende y aterriza sobre mi pecho. el ventilador ha dejado de girar - somos nosotros los que nos movemos ahora sin lejanas referencias a Einstein.

mi río se resigna sin esfuerzo cuando su mano baja - porque ya no puede hacerse de otra manera - y desata el último nudo de mi rendición. entonces respiro bajo los cúmulos, buscando el aire - la dulce bocanada - como pez abandonado bajo su techo de lianas.

al abrir los ojos, mi horizonte es un Dufy al revés - también - la pulida elevación de nube con nube, el vapor calmado de sus pechos. en el cielo, el ventilador se ha detenido a media vuelta, agujitas de luz en las ventanas - el rocío posa caracoles de ámbar entre tu siglo y mis segundos.


(pintura - Raoul Dufy - posteado originalmente en abril del 2005)
Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

elisa de cremona dijo...

el ventilador encomendero???

no conocía Dufy.. habrá que girarlo para mirarlo mejor...

Cpunto dijo...

de la selva no se vuelve intacto...

y dónde pillo ese comentario sobre alilá?

frank h. dijo...

gracias muchas por la visita, amigas.
siempre bienvenidas, siempre encontrarán un tecito recién hecho y galletas maría.
por lo menos.

abrazos dufynianos!