12.7.08

incantare


los días viernes a las cuatro de la tarde una brisa seductora recorre las calles, entra a las oficinas, se cuela en los quirófanos y agita hojas en la biblioteca.
a esa hora envuelvo las planchas del periódico de mañana y con ellas bajo el brazo me encamino a la imprenta - siete cuadras hacia el sur por calles grises donde la brisa arrastra cartas de amor rotas y plumas de pájaros que han emigrado a riberas más allá del mar.

Wendy me susurra "a las ocho en las acacias" cuando paso cerca de su escritorio y desde la punta de sus uñas lanza hilillos de estrellas que brillan unos instantes y se deshacen en el aire sin que nadie se percate.

ser un duende tiene sus contraindicaciones - puedes pasarte quinientos años sin hallar a nadie de tu especie en el barrio. yo he tenido suerte. suerte doble, mejor dicho. aquí está Wendy y está aquí después de hastiarse de los caprichos de Peter, su ex-boyfriend, de aquella patética pandilla de amigos y de vivir en un pantano.

compartimos un pequeño departamento en las afueras. tenemos tres refrigeradores llenos con potes de miel y en las noches calientes nos balanceamos en las hamacas del balcón, escuchamos la Número Tres de Brahms y tomamos té de Yorkshire. cuando hay luna llena nos visitan Bombus y Ortetrum. a veces viene Efímera, pero se queda poco rato.

ser un hada tiene sus pros. Wendy acaba de cumplir cientonoventaidós años y mantiene su cuerpo juvenil y las alas y las antenas intactas.

estamos razonablemente satisfechos, a pesar del mundo real alrededor - en estos años, más de algún humano ha merecido una pizca de magia blanca, si bien muchos otros se han ganado nuestros conjuros más sombríos y perniciosos.

hoy saldremos de farra, ha llovido mucho este verano y por las noches el bosque se llena de espíritus interesantes ávidos de cantar y bailar, de recitar a viva voz mientras beben vino de capullos y de contar, entre atronadoras carcajadas, ingeniosas sátiras que ridiculizan a los dioses.


Blogalaxia Tags:

4 comentarios:

bai dijo...

Oh, oh, oh!!!

Me puse a batir alas y a brillar al leer tanta belleza, Frank.

Ahora me voy a dormir y vuelo lejos -muy lejos- dejando rastro de purpurina dorada por mis sueños.

Gracias! Buena semana amigo.

frank h. dijo...

gracias, Bai!
una buena semana para ti también.

Sonita dijo...

me encanto la forma de hechizar el relato con seres màgicos..!

frank h. dijo...

gracias Sonita, bienvenida!