13.6.13

esperando a Go-Go Yubari

David: ¿Qué son los sueños?
Chris: Son como ver, como escuchar, como hablar. Son otra manera de conocer las cosas.
- Peter Weir, en La Última Ola, 1977.


El primer decenio todos se olvidarán de los puentes y los túneles. El segundo decenio llegará sobre gente corriendo por los campos, llenando los céspedes, paseando por los valles en bibicletas de tungsteno.
Serán mis últimos años, pero te amaré como si hubiera recibido un tratamiento acelerado con hipófisis de ovejas y glándulas de calamar.

La vida se desplazará sobre un rayo de luz y artilugios mecánicos palpitarán sobre toda la superficie del planeta conversando entre ellos en lenguas universales mientras abajo, nosotros, dormiremos después de amarnos sin freno y sin apuro toda una mañana de otoño.

Siempre me gustaron las líneas limpias, los matices pastel, la pureza mínima de esta geometría, atrapándonos como una cuna de pétalos.
Estoy seguro de que Miyú vencería. Un paso de danza silenciosa bajo las estrellas congeladas y el brillo súbito de su katana podría contra los últimos conjuros del pasado.

Pero es mejor no correr riesgos, pienso, para mí este único secreto. Y cuando te vayas a la cocina envuelta en seda a preparar café y rosquillas, yo palparé bajo la cama el aplomo sereno y enternecedor de la automática y los tres cargadores sujetos con una banda elástica que habré encontrado en tu peinador.

9 comentarios:

bai dijo...

Es terrible ver como un artista plástico ingenioso se convierte en un asesino potencial, sí. Lo bueno es que no me sorprende: yo misma acabo de matar a mi amante... Necesitaba contártelo.

frank h. dijo...

y me imagino que tu amante lo sabía y aún así no pudo resistirse al encanto de tus brazos - entregándose feliz a una muerte de azúcar y mariposas.

¿está la historia de aquel crímen en tu bitácota, Bai? ¿o es un secreto de bodegones?

¡un abrazo!

bai dijo...

Estoy en ello, pronto revelaré algo más sobre esta historia. Búscame al final de la escalera, bajo un arco, entre barriles de roble canadiense ;-))) Será un algo más entre dos amantes de la entriga, sotovoce...

Paitoca dijo...

me gustaría que mi vida se desplazara como un rayo de luz... de vuelta a tus tierras... dejé mi corazón por esos lados... ahora no sé cómo solucionarlo... dicen que sólo la muerte no tiene remedio... todavía no encuentro el mío pa' mi dolor.
La vida realmente sorprende... lamentablemente reacciono lento.

así que sí, de regreso, pero con ganas de no volver pa' acá pero sí de volver pa' allá.

Cómo siempre, excelentes dibujos.

Un abrazo.

Isabel Romana dijo...

Eros y Tánatos... Un relato inquietante. Besos.

unsologato dijo...

Delicioso pero exquisito texto...
Salutación con abrazo!!!

Elisa de Cremona dijo...

mmm qué bueno...
me gusta esto del fin del peinador...

frank h. dijo...

gracias amigos por pasar y dejar huella - no saben cuán necesarias son sus palabras para mantener el combustible de este blog.

un abrazo a todos!

Rrramone dijo...

Love this illustration...