12.8.04

"baby's talk" bajo escrutinio


El lenguaje determina nuestra forma de pensar. Pequeños matices del idioma que indican diferencias físicas hacen que las personas que hablan ese idioma vean esa diferencia. Si este matiz de diferencia no existe en un determinado idioma, las personas que lo hablan no verán esa diferencia física y no serán capaces siquiera de pensar en ella.
Esta característica de nuestro desarrollo cerebral - que se había investigado conductualmente – ahora ha obtenido algunas pruebas fisiológicas.

Susan Hespos de la Universidad de Vanderbilt, estudió dos grupos de bebés de 5 meses de edad que han sido expuestos a dos idiomas diferentes. Un grupo de bebés coreanos y un grupo de bebés que han escuchado inglés desde el nacimiento. En ambos idiomas existen diferencias idiomáticas para señalar una misma cualidad espacial.
Mientras que en inglés "al lápiz se le coloca una tapa y el lápiz se coloca en la mesa" – ambas acciones parecen semejantes desde el punto de vista del idioma. En coreano hay verbos diferentes para ambas, la primera corresponde a un "tight fit" y la segunda a un "loose fit".

La prueba fue captar la diferencia cuando se colocaba un cilindro manualmente de manera "tight" o "loose". Los adultos ingleses no la captaron, ni siquiera la vieron, como sí lo hicieron los adultos coreanos. Pero allí no estuvo la sorpresa. Todos los bebés, los expuestos a idioma coreano y a idioma inglés, captaron la diferencia!
Esto le sugiere a Hespos, que el cerebro humano nace "abierto y activo para cualquier idioma y forma de ver el mundo. Posteriormente, la experiencia con un lenguaje irá cambiando paulatinamente su forma de pensar."
Este es, además, un poderoso argumento a favor de la teoría que dice "primero pensamos, despues hablamos" – que supone que el pensamiento precede al lenguaje.

Estudios aun más precoces (por ejemplo, el de Stanislas Dehaene), con bebés de dos meses de edad, han mostrado que sus cerebros son capaces de captar la diferencia cuando escuchan un idioma hablado correctamente o hablado al revés.
En ambos casos, la entonación, los sonidos y las frecuencias de sonido son las mismas – sin embargo el cerebro de bebés de dos meses estaba mucho más atento y activo cuando escuchaban el idioma correcto que cuando escuchaban la cinta en reverso (estudio realizado con MRI).
Ambos trabajos están indicando que el cerebro no viene totalmente "en blanco" – hay ya una especie de "plantilla" correcta del idioma aún para bebés recién nacidos. Esta plantilla cerebral solo necesitará el "afinamiento" correcto durante los primeros meses de vida.

Ambos profesionales coinciden en que los gú-gu, dá-di da-di y beru-berus que los adultos hacen a los bebés en esa etapa de la vida sólo retrasan y dificultan enormemente el normal desarrollo del cerebro y de la posterior adquisición del lenguaje por parte de los bebés. Se les debe hablar las palabras correctas con la pronunciación correcta desde un principio. Eso facilita el aprendizaje más importante: el de la prosodia.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

I just read your blog, � very nice.
I made myself a blog, I have a top ten baby name 2005 site. It pretty much covers top ten baby name 2005 related stuff. Check it

out if you have the time :)

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. kenmore electric smoothtop cooktops In style wedding invitations Provisional car insurers Www tranny girls com roulette number tracker Used bmw in http://www.chubby9.info/Blondes-fight.html Cigar humidifier solution viking isotronic cooktop Modafinil api Asian bbws

Anónimo dijo...

This is very interesting site... » » »