30.11.04

nostalgia callejera


Cerca del mar y del mercado, desde el centro comercial antiguo de Tel Aviv, parte la calle Shenkin, y sube, angosta y apretujada, hasta la Avenida Rotschild.

La calle Shenkin no es espectacular, es antigua - sus casas de dos pisos datan de los años 1940s y 50s y tiene un primer nivel con negocios, verdulerías, panaderías, casas fotográficas... al estilo de las calles de antes - esas que eran para pasearlas a pie.
Chica, corta y angosta, pero Shenkin es famosa. Allá se concentran las tiendas exóticas de la India, de Oriente, los bazares hippies, el Café Tamar con mesas en la vereda y... The Third Ear - La Tercera Oreja - una tienda de música.
Mi tienda de música.

Cada vez que veo de nuevo la película "High Fidelity" con John Cusack me viene a la memoria esa tienda de discos.
Lo mismo: Tenían de todo! siempre estaba llena de unos tipos raros buscando "Killer Moon" o un disco totalmente out of print desde los años 70, encargando algo de Spirit, un conjunto que produjo unos exitasos a mediados de los 60 y que desapareció misteriosamente.
No faltaba el que aseguraba que el guitarrista de Spirit, Randy California, era lo mejor que había - No! le respondían, el mejor era Jeff Beck cuando tocaba al lado de Eric Clapton en los Yardbirds. Y así...

Cuando uno quería encontrar música interesante, mucha de ella no comercial para nada (y que por lo tanto no llega a las grandes cadenas internacionales) había que ir a la Third Ear de la calle Shenkin.
Aunque no compraras nada, tras algunos minutos de hurgar y escuchar, siempre salías sabiendo algo nuevo - Por ejemplo, ¿A quién le dedicaron los Lynyrd Skynyrd su tema "Sweet Home Alabama"? - A Neil Young, no? ¿Y por qué?

Además los tipos sabían - la música, especialmente el rock, era la vida para ellos. Habrían estado allí aunque no ganaran plata.

A veces me iba caminando por Shenkin bajo el sol del verano interminable, camisa suelta, shorts y chalas. Allá abajo, el mar - arriba, la Avenida Rotschild, sombreada bajo sus enormes árboles.
Un espresso en el Tamar y después salía de la Third Ear con un álbum de un conjunto desconocido de Manchester que, me aseguraban, habían sido los "padres musicales de los Rolling Stones".

Una vez les pregunté por un disco de Sid Barrett, el primero que grabó solo después de dejar a los Pink Floyd, antes de que los Pink fueran famosos. No lo tenían. "Bueno, dije, pensé que sería difícil encontrarlo". "No, me dijeron, te lo encargamos! La tienda Nosécuantito de Londres tiene varios".
Y me lo trajeron. Yo creo que más por orgullo que por los cinco dólares que se ganaron conmigo.

Calle Shenkin de Tel Aviv, a veces camino por ella en sueños.

11 comentarios:

Roberto dijo...

Bueno Doc, Sid Barrett valía sus 5 y otros 5.
Hay tantas leyendas sobre él ahora.
Tengo un DVD de los Floyd en Pompeya, muy jóvenes, casi niños y el Roger Waters con acné. Un día juntaremos a los bloggers adictos a la buena música y partiremos con The Dark Side of the Moon, y todas las sincronías que dicen que tiene, y escribiremos "the lunatic is in my head..."
Puedo llevar a Yes y sus Tales, a Emerson y Brain Surgery o Tarkus o Cuadros de una Exposición, a Gentle Giant, a Velvet U, a Miles, a... uf, necesitamos tiempo, mucho tiempo.

Me gustó tanto High Fidelity que me la compré.
Postearé algo sobre ella. Y le invitaré, buen Doc, a comentar.

frank dijo...

The pleasure will be mine!
También me la compré.
Por Miles, te refieres a quien yo creo? el de "Bitches Brew"? (disco que escucho - solo - cuando quiero bajarme del mundo).

Sandra Carrasco dijo...

Hola Doc, las pinturas de tu post llamaron mi atención...bueno el post también y tu blog en general me gustó mucho!!
Saludos

Anónimo dijo...

Ojalá vuelvas y encuentres un disco que te haga volar,
como lo haces tu,
con tus blogs, las imagenes, tus recuerdos.
Compartir las nostalgias,
que dulce secreto

Soledad

frank dijo...

Gracias Sandra - ya me daré una vuelta comentada por tus escritos... gracias Soledad, "tan tierna como una amapola...".

Cpunto dijo...

Cuando voy al centro de mi capital, siempre siento esa nostalgia, es raro porque está tan cerca. Tal vez la siento de cuando cumpla 50, y recuerdo/extraño cosas que haré por las tardes o las mañanas de esos días, debe ser eso.
Y de música...no pueden dejar abajo el album Blanco de los Beatles, ni Nursery Cryme de Genesis, y menos a Charly Parker, y por ahí Lohengrin de Wagner pa soltar el lagrimón o La Muerte de Sigfrido ,y a Bruch no me lo dejen fuera tampoco, qué larga lista, pero posible

saludos melómanamente nostálgicos

Roberto dijo...

Si po, el mismo mágico Miles Davis, y en las sesiones que mencionas anduvieron nadie más ni nadie menos que el McLaughlin, Chick Corea, Herbie Hancock... A todos los he visto en vivo, aquí en Chile. Nunca ví a Miles, pero a veces su trompeta y 'round midnight resuenan en mi cabeza.

PD: Podríamos invitar a King Crimsom? Y Led, los años buenos. Definitivamente necesitamos una High Fidelity 2.

Anónimo dijo...

gracias Doc, me puse como una manzana.
No sé a quién invitar, pero
puedo ir ?
Tengo muchos oídos,
mis ojos giran en 189 grados,
puedo llevar una croquera azul,
con un caballo salvaje en la portada
para capturar autógrafos,
una cámara que se confiesa adicta al rock
un par de manos dispuestas a aplaudir
una garganta dispuesta a dar gritos de euforia
cuando escuche el susurro de una guitarra
y las palabras cayendo suavemente desde la boca
de algún enajenado y talentoso desconocido

Perplejidad,
ante tal maraña de artistas
momentos de silencio nocturno,
aullidos al viento,
recuerdos
de un momento que aún no llega

Soledad

Cpunto dijo...

Amapola lindísima Amapola
No seas tan ingrata y ámame
Amapola, Amapola
como puedes tu vivir tan sola...

(recantado, pa mi Sol)

Magda de los devastados dijo...

Hola nuevamente estimadísimo...siempre es bueno caminar por las calles que uno gusta, aún cuando sea en ensoñación, recordé varios lugares y mucha música con tu post.
Te traje tus regalos del viaje del que vengo regresando
- Escamas tornasoladas, listas para usar en cualquier ocasión que lo requiera, impermeables y livianas, permiten el nado ligero y entregan la dicha de una tibia tarde en un mar caribeño.
- Una caracola que susurra contradicciones, dicen que inspira a los poetas.
- El anillo de Jade, para que lo regales algún día en la Calle Shenkin de Tel Aviv a la mujer que amas.
Bye

Anónimo dijo...

Keep up the good work Alabama accutane pre law Over counter sleep medication