11.1.05

jeroglíficos de arena y agua

la vió por primera vez manejando un jeep por las dunas.
la vió por segunda vez esa noche en el bar. la miró desde lejos, hablando y riendo. ese día y esa noche ella le entró en la vida como una barca que llega a puerto con poco viento y mar en calma, casi sin ser notada.

en esos tiempos andaba con uniforme de soldada en desiertos ajenos. negra de tanto sol. evacuando gente porque nos vamos, nos vamos de aquí.

la paz flotaba en la brisa, se podía tocar casi. los políticos hacían discursos optimistas. nos vamos, todo sea por la paz.
la vió por tercera vez en la base, almorzando. entonces se acercó y le habló.

juntaron sus vidas y vivieron en sitios diferentes.
en la ciudad, bajo soles constantes. en los campos, cerca de las lagunas de invierno. en la meseta, donde el lodo y los caballos. hubo ilusiones, luego desilusiones e ilusiones nuevamente.
después de ese noviembre oscuro se fueron de allí lo más lejos posible y bailaron sirtaki hasta desaparecer. ella lloraba por las noches, pero se amaban sin respiro.

volvieron a las dunas, a las tardes de sábado, a los libros de poesía. el cactus en la esquina del teléfono no se había secado y le echaron agua. afuera, el mundo ya no era el mismo - ellos sí.

6 comentarios:

unsologato dijo...

Sí... me gustó... Está muy bien... Me transportó al desierto... y al amor... Me vino alguna imagen de esa película de Bertolucchi sobre el libro de Bowles, el cielo protector (obra que me debo leer)... se me fue el título de la película... sorry... era con John Malcovich...
Me hizo bien leer esto... después de una noche de desencuentros... qué che le va a cher... nunca falta un desierto donde ser abrasado por la sed...
Gracias Master!!!
Abrazoceánico!!!

Cpunto dijo...

No he estado en ese desierto, pero iré un día. Tal vez ahí, sobre las dunas, dibujando en la arena, me tope con ellos. La veré, llorar cuando el sol se pone, los veré alejarse sin saberse observados, por ese mundo que cambia, pero ellos no.

bella historia, melancolía color arena

C.

frank dijo...

Esa de Bertolucci es una bellísima película, la comentamos alguna vez.
Nostalgias color arena.

Además, tengo una viciosa inclinación a escribir en clave, como en adivinanza. No sé por qué.
"...en desiertos ajenos..." - cuáles?
"... evacuando gente..." - a quiénes, cuándo?
" ... ese noviembre oscuro..." - por qué? cuál noviembre?

Y así, como poniendo pistas.
Creo que poruqe esto trata de ser un poco arte - no derechamente una noticia informativa, que llevaría fechas y nombres.
No sé.
Quizás.
A lo mejor...

Nos vemos!

Magda de los devastados dijo...

Probablemente...
Saludos de una blogger neofita.

frank dijo...

Gracias a tí, Magda, por tu visita - siéntete en casa.
Me voy, también, a visitarte.

unsologato dijo...

Toda escritura es quizás una clave secreta... recordemos eso de la "Obra abierta"... y más aún cuando hay una finalidad estética. Juego de la ambigüedad, espejos infinitos...

Somos un poco de arena... y caemos hacia arriba...
Una vez más, Doc, agradecido... y ahora incurriendo en unos pianos shostakovichkianos vía Naxos...

Abrazoceánico!!