31.3.06

eros grávido


“Toro” es una revista canadiense para hombres que he comprado dos o tres veces. La última trae un artículo titulado “¿Cómo complacer sexualmente a su compañera embarazada?”.
Traduzco aquí los primeros párrafos del artículo, que me parecieron cómicos e identificatorios para todos esos y esas que han pasado por la experiencia…

-------
"Cómo me metí en esto?" usted se pregunta, desnudo, arrodillándose detrás de su chica que - también arrodillada y afirmada sobre sus manos, ahora del tamaño de una ordeñadora – le susurra a usted en francés: "C'est le meilleur, ici, maintenant," ella dice.

"Sí, lo es", usted concuerda, palpando sus muslos redondos, ahuecando sus pechos pesados, mientras sus dedos le frotan ligeramente sus pezones hasta convertirlos en frambuesas.
Usted sigue siendo el mismo hombre de piernas largas, que gusta de las artes marciales, el tocino, y el rock clásico. Pero ella, como una fruta misteriosa, ha madurado más allá de poder ser reconocida. La que una vez fue un mástil, se ha transformado en una Diana llena y carnuda. Ella es toda la suculencia, y usted, usted se siente lejos de esa dicha irrecuperable.

Justo cuando su respiración empieza a acelerarse, ella comienza a reír – “¿Qué? Qué pasa?" - pregunta usted. Ella levanta sus caderas y se pone la mano en el vientre - "El bebé, que golpea con los pies" – dice ella.
Usted se queda helado. Con la siguiente respiración, ella le ordena: “Sígue, no pares, sígue!”
-------

Bien escrito... - la nota es de Bebe O’Shea y si quieren, aquí pueden leerla completa.

Quise postear una imagen propia y me di cuenta que he dibujado sólo una mujer embarazada, en esa típica pose con las manos en la cintura – no está todavía muy embarazada, pero es lo que tengo…

(Ilustración - Frank)

5 comentarios:

noemi dijo...

Realmente me hizo reír y me recordó cosas. Amo a mis dos hijos. Pero no se me antoja esar emabrazada de nuevo nunca :)

Elisa de Cremona dijo...

jaja qué bueno!!
sí, concuerdo en que el dibujo quedó un poco soso... mejor uno en que ella esté con él, y él con su cara de "diossss"...
jaja

bai dijo...

Llegué a pensar que mi estado natural debía ser "estar embarazada": me sentía perfecta y eufórica. Ni gorda, ni pesada, ni fea y con ganas de muuuuchas cosas. Era fantástico.

Por suerte, descubrí que sin embarazo también me siento estupendamente y se me pasó :-þ

Pilar dijo...

Me reí, me reí, porque uno se acuerda y la verdad no es muy erótico el recuerdo, más bien da risa... pero en fin, las ganas no se pasan por estar embarazada, a veces si, pero bue...

frank dijo...

Sí, algunas se sienten mal, otras no tanto - nosotros tuvimos suerte.
Aparte de tragar cantidades de pepinillos en sal y mariscos, mi mujer no tuvo 'cosas raras' durante los embarazos.
Los menesteres sexuales durante ese tiempo requieren de un buen estado físico por parte del macho amante y algunos conocimientos de Física y de cómo actúa la fuerza de gravedad.

Nos vemos!