1.4.07

llamada


el Café Door nos prestó sombras diagonales
una sonrisa de destinos
calles de piedra
como páginas de un libro escrito
en lenguas muertas
que había que tomar con pinzas
que había que descifrar con lupa
derrochándonos la vida
en cabalgatas de siesta

el mar esmeralda
veredas de luces quebradas
llamándome al fin de mundo
esa olvidada monofonía:
"una lluvia repentina
golpea mi ventana
pero dicen que este año
habrá sequia..."
en el eco de las noches
los pasos multiplicados de futuro

2 comentarios:

Magda de los devastados dijo...

Me armo el paisaje en la cabeza, el paseo...he viajado en sus últimos post, al lado de la ventana.
Besos.

Frank dijo...

bienvenida al viaje gran Mag, pasaje gratis, con amigos, yo traigo el termo con café y isted las mantas.

buena semana!