19.6.08

alteración


al principio lo llamamos efecto Cassini - ahora, simplemente 'el efecto'.
está convencida que las tormentas no sólo estremecen la estación entera, sino que tienen la capacidad de alterar la composición misma del espíritu. tiene una teoría sobre la vibración atómica o algo así. qué se yo.
el asunto es que llovían cometas a cántaros y se nos quitaron las ganas de salir.
nos quedamos en la cocina, comiendo maníes, tomando cerveza y conversando. Miyú fue hasta la sala y puso a Alain Bashung en el estéreo. me entretuve dibujando garabatos en los stickers del teléfono. hablamos de olvidos y de pétalos.
a Miyú le dió frío y se colocó unos calcetines de lana. en el cielo, oscuridad total a menos que pase un cometa.
cuando terminamos metí las botellas vacías con los reciclables y como estaba cerca le besé el cuello. Bashung iba por la canción número siete. me dijo que nos fuéramos al dormitorio.
todo el tiempo que estuvimos sobre el cubrecamas de espuma no se quitó los calcetines.
al rato, Bashung también se durmió.
afuera, un último estremecimiento - lejana, la división Cassini como una pista de juegos para dioses niños.

(imagen - frank h.)
Blogalaxia Tags:

2 comentarios:

ecce homo dijo...

Una escena reconfortante. Con cacahuetes y todo. XD

Saludos gran Dock.

frank h. dijo...

así es no más en estos mundos digitales, ecce

abrazo ubuntuano!