11.8.09

la última modelo del siglo XX


11:30 AM. enero. año 2000. la llamo por teléfono y le propongo que nos escapemos del trabajo y vayamos al puerto viejo de Tel Aviv a comer pescado. es pleno invierno y llovizna. el mar está oscuro, inquieto.
caminamos por el malecón en desuso. cinco pescadores lanzan los anzuelos moviendo sus cañas con destreza de mosqueteros. los observamos y respiramos el viento con anuncios de tormenta.

cuando nos volvemos vemos un grupo de gente abajo, entre los pilares del embarcadero.
son un fotógrafo, sus ayudantes y una modelo que van y vienen sobre las piedras y la arena mojada. el fotógrafo da indicaciones y la modelo posa mientras a su alrededor otros miden la luz, apuntan espejos, le arreglan el pelo y le maquillan los labios. click! y todo el grupo se desplaza a otro lugar volviendo a repetir el ritual.

en algunas tomas la modelo está desnuda desde la cintura hacia arriba - estatua por unos segundos. después del click una mujer va hacia ella con una frazada y la envuelve - estamos seguros - más por frío que por pudor.

nos vamos del puerto viejo sabiendo que nos vamos de él en serio. el cielo de metal cruje con un trueno lejano y el viento que anuncia tormenta sonríe: ¿no les dije?

el lenguado en salsa de ajo y el sauvignon tienen un gusto raro, pero los culpables no son ellos, somos nosotros - aún dudamos de nuevas vidas, de cielos extraños y de tormentas desconocidas. regresamos a la casa a holgazanear toda la tarde gris, entre azotes de viento y lluvia, haciendo el amor con una sombra de tristeza encima.
sentimos que nuestras almas se abren a constelaciones diferentes, pariendo nuevas infinitudes.

arte: frank h.
Blogalaxia Tags:

3 comentarios:

noemi dijo...

En buenos ojos quedaron esos pechos.....

noemi dijo...

Eres muy perceptivo de lo que hay, te entra por todos los sentidos.

Frank H. dijo...

tienes toda la razón, me defino como 'contemplativo' - a veces, demasiado