2.12.09

charla

así que esto es estar jodido, se dice el viejo a sí mismo, sentado en baranda de la terraza del rascacielos más alto de la ciudad, con las piernas colgando en el vacío, mientras un viento gélido barre las calles y la noche envuelve lentamente el mundo.

hace algún tiempo que no siente nada.
me cuenta que lo único que alivia el manojo de clavos y tornillos oxidados en su garganta es medio vaso de whiski o llorar solo, ahí, en lo alto de ese monstruo de acero y hormigón armado o camuflado en la sombra de un árbol un domingo por la noche.

a esto, le digo al viejo, le llaman tocar fondo. es cuando uno se hunde, se va a pique, atraviesa todas las capas geológicas hacia abajo, como un paracaidista inmaterial. la corteza, el suelo, el manto rocoso, la magma y sigue aún más abajo.

okey, ya estamos aquí, dice el viejo cerrándose bien la chaqueta, y ahora qué?
ya no se puede bajar más, esto es el culo de todo, roca sólida, sin oxígeno, sin rayos de sol, sin internet inalámbrica. cuesta acostumbrarse.

el viejo hace noventaynueve marcas en la lista de 'shit happens' y me mira.
lo bueno, le digo, es que desde aquí sólo se puede subir. listo. llegamos. ahora de regreso arriba.
se toma su tiempo. el viento se ha hecho más fuerte y más frío. la ciudad es un murmullo lejano. empieza a nevar.


Blogalaxia Tags:

2 comentarios:

**kadannek** dijo...

De los 3 textos que he leído hasta el momento, éxte es uno de los mejores, creo que le vienen más este tipo de escrituras.

Mientras más nos hundamos, a la hora de resurgir llegaremos más alto.

Frank H. dijo...

gracias, kadannek, quizás soy 'joyceano' - no se, hasta ahora escribo lo que salga.
bienvenido!