11.10.04

misterio familiar

Los Selecciones del Reader’s Digest se apilaban en mi casa en varios rincones. Siempre que agarrabas uno para hojearlo resultaba que no lo habías leído.
Pasabas entonces unos minutos con los Proverbios, los Chistes y las Cosas Insólitas - en medio de propagandas de detergentes, de lanas y de lavadoras automáticas.

Las historias eran sobre personas y animales heroicos que habían superado enfermedades, que habían escapado del comunismo o que habían sido condecorados por arrojarse a un tormentoso río para salvar una balsa con niños.

Por años, encontrabas en mi casa Selecciones bajo los cojines de los sillones, en una repisa del baño, al abrir el último cajón del buffet en el comedor, al fondo de un saco con ropa sucia o tapizando el canasto del perro - estaban entre los libros y las enciclopedias en los estantes y con los libros de recetas en la cocina.

Todos pensábamos que algún otro miembro de la familia los compraba y los traía a casa. Y, al parecer, no era así.

Una vez, confrontados ante el hecho de que “basta de gastar plata en estas revistas, tenemos que ahorrar” – recién nos dimos cuenta que ninguno de nosotros las adquiría, ni las recibía en ninguna parte, ni las traía.

El asunto fue saldado con la idea de que alguien en realidad lo hacía y no queria – por algún motivo misterioso – reconocerlo. Pero en esa oportunidad todos negaron enfáticamente el tener relación alguna con la tradicional y constante presencia de las Selecciones en la casa.

Las revistas siguieron apareciendo por años. Siempre había una en el cajón de las herramientas cuando buscabas la cinta de medir y otra, que tampoco habías leido, emergía cuando desempolvabas la vieja maleta de picnic al comenzar un verano.
Hasta hoy no se descubre quién las compraba y traía a casa.

Y aún hoy, todos siguen asegurando que ellos no lo hacían.

13 comentarios:

frank dijo...

"Soy Princesa" (http://soyprincesadijoaquaman.blogspot.com/) dijo:
"En casa pasaba masomenos lo mismo. Creo que era la époco.
La revistas querían ser leídas por nosotros y se autoinvitaban.

Aquaman

Anónimo dijo...

"La casa donde nunca pasa nada.
Nadie vio,nadie fue,nadie supo."

frank dijo...

... y sin embargo, cosas pasaban...
Aquaman, lo que tiene que venir ¿se invita solo? - ojalá el dinero fuera así!

frank dijo...

"Soy Princesa" (http://soyprincesadijoaquaman.blogspot.com/) dijo:

"Pero al dinero le gusta codearse con la gente vip,
a mí mucho no me viene a visitar.
Y si viene, viene como de compromiso, no para quedarse a disfrutar.

Aquaman"

frank dijo...

Por aquí "igual Pascual"! - el dinero es un creído!
Pero, soy rico una vez al mes por unas horas: desde el momento en que recibo el cheque hasta que lo deposito en el banco.

Anónimo dijo...

Investiga a tus hermanas.
Al menos en mi casa las mujeres comprabamos las revistas,que por no se que extraña razon aparecian siempre en el baño.

frank dijo...

El baño sacrosanto es la más insigne Biblioteca del mundo, madre de tanta ciencia y sabiduría, allí en nuestra propia casa. No mirar en menos un baño acogedor y su literaria taza.

Anónimo dijo...

Jajajajaja!.
Hombre!,voy a imprimir esto y mandarselo a mi santa madre que toda la vida nos ha jodido con el cuento de que leer en el baño es un mal habito.
Mujer inculta!.

frank dijo...

Sí hija mía! íd por el mundo enseñándo la buena nueva - rescatad la taza del baño y devolvédle su importancia crucial en la evolución de la cultura humana. ¿Acaso no os habéis percatado que desde que existe la taza del baño el progreso se ha acelerado?

Anónimo dijo...

HOLA A TODOS! QUE JOCOSO, MISTERIOSO PERO ENCANTADOR RELATO! ME PREGUNTO SI LAS REVISTAS SIGUEN APARECIENDO MISTERIOSAMENTE.

EN MI CASA SUCEDIA LO MISMO PERO ERA CON LOS COMICS DE CONDORITO, MEMIN Y LA REVISTA TITULADA "MUY INTERESANTE".

Y COMO DICE NUESTRO AMIGO "DOC" EL BAÑO ES LA MEJOR BIBLIOTECA, EL LUGAR DE MAS CONCENTRACION Y LA CUNA DONDE SE INSPIRAN MUCHOS ARTISTAS!

MISTICA....

frank dijo...

Je je je ... de acuerdo, Misti!

unsologato dijo...

Me invistaste y llegué. Varios meses después pero llegué. Todo partió con los objetos que se adueñan del espacio y sus caprichos, quizás es una forma de ocultarnos y pasar desapercibidos nuestros propios caprichos. También podemos salir con un poco de magia y otorgarles vida propia, cosa que se acomoda a los vicios de la poesía.
Personalmente respeto las bibiowaters, pero para mí la función fecal merece no ser distraída por lecturas, también creo que leer mientras se hace, es una forma de negarla y ocultarla, opionión discutible. Si cagar es placentero (constipados abstenerse)por qué distraerse en el asunto. A veces tengo la estúpida idea de hacer una cosa a la vez...
Fueron buenos estos comentarios. Lástima que Aquaman desapareció. Cómo cambian estos barrios, che.
Felino, el saludo.

unsologato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.